Benicarló.
Lugares de interés:
Poblado ibérico del Puig de la Nao.
El Puig de la Nao es una pequeña montaña que está situada al norte del término municipal de Benicarló,  junto al barranco de Aguaoliva, en la ladera, a unos 100 m. se conservan los restos de un antiguo poblado, posiblemente el origen del asentamiento que dió lugar a Benicarló.
Poblado ibérico de Tossa.
Se encuentra en la cima de la montaña de Tossa, al oeste del término municipal de Benicarló. Los materiales encontrados en este poblado indican que puede ser del siglo VI-II a. de C.
Se ha encontrado cerámica ibérica pintada con motivos geométricos y algunos motivos vegetales.
Al pie de la Tossa, fue hallada también la Necrópolis del Bovalar.
En Benicarló puedes disfrutar de muchas fiestas a lo largo del año y la fiesta de la  Alcachofa es  muy singular, se celebra  desde el 21 de Enero al 28 de Febrero.
Fiesta de la Alcachofa.
Entre otras fiestas llama la atención la dedicada a esta hortaliza tradicionalmente cultivada desde la antiguedad.
Puedes participar en muchas y variadas actividades durante todos estos días, una de ellas es la gran “torrada” de alcachofas, además organizan una semana temática en bares y restaurantes donde puedes saborear variadas tapas realizadas con alcachofas.
Gastronomía.
Destaca los platos elaborados con arroz, como el arroz a banda o la paella típica de esta zona, otro plato tradicional es la olla mezclada, el suquet de pescado, los exquisitos langostinos de Benicarló, los calamares, pulpitos y el lenguado, todos los productos del mar son de gran calidad pues Benicarló es un importante puerto pesquero.
Entre las carnes, el cabrito al horno y el conejo al Maestrazgo, son dos platos muy populares, y los postres que hay que probar son los pastelillos de cabello de ángel y de boniato, la coca rápida y las cocas de San Antonio.
Muy cerca de Benicarló puedes visitar Peñíscola con su magnífico castillo, emblema de la ciudad, el Castillo del Papa Luna.
Magnífica fortaleza situada en la zona más alta del peñón.
El castillo tiene gran riqueza histórica, terminó su construcción en el siglo IX y allí vivió Benedicto XIII, el llamado Papa Luna, durante el Cisma de Occidente.
La ciudad de Peñiscola se sitúa en una península rocosa, unida a tierra por un istmo de arena, que se inundaba con las mareas y el istmo quedaba bajo el agua del mar, siendo Peñíscola casi una isla.
Actualmente ya no ocurre este fenómeno natural al alterarse con la construcción del puerto y de los edificios en el istmo.
Sobre la peña se encuentra el casco viejo, del que sobresale de manera espectacular el castillo del Papa Luna.
Encontrarás preciosas playas tanto al norte como al sur de la península del castillo.
En su término municipal está una de las sierras de litoral más salvaje de la costa valenciana, la Sierra de Irta,
que cae al mar en una costa rocosa, a veces baja aunque formando tambien en otros puntos altos acantilados. La sierra de Irta ocupa una buena parte del término, la otra parte es una llanura que comparte con Benicarló y que se extiende desde el mar hasta las cimas del Puig.
Peñíscola limita con los municipios de Santa Magdalena de Pulpis, Cálig, Cervera del Maestre, Alcalá de Chivert y Benicarló.

Lara