Hace poco que he regresado de mi última aventura…los Pirineos. Un lugar alucinante, de verdad. A los Pirineos no tienes que ir solamente porque te guste esquiar (que es una buena excusa), esta cordillera es mucho más y tiene muchísimas cosas más que ofrecerte. El entorno es precioso, con una naturaleza que te embriaga. En los Pirineos hay numerosos Parques Naturales y Nacionales en un excelente estado de conservación. Durante mi escapada visité el Parque Nacional de Ordesa y el Monte Perdido, alucinante. Contratamos un guía que iba explicándonos cada especie vegetal y contándonos cosas acerca de la historia del lugar.


La mayor parte del viaje nos movimos por el valle de Benasque (uno de los valles que forman parte del Pirineo junto al Valle de Gistaín, el Valle de Pineta y la Comarca de Aínsa) y que es uno de los más abruptos y bonitos. Conocimos diversos pueblos de la zona como son Cerler, Benasque, Arasán, El Run, Liri y Chía, preciosos todos. Su arquitectura principalmente basada en la piedra, es una auténtica maravilla. En esta zona, al contrario de lo que pueda parecer, es fácil encontrar un hotel barato. Dependiendo de lo que nos queramos gastar, o del tipo de alojamiento que estemos buscando, la relación calidad-precio es bastante alta en general. Nosotros nos alojamos en el Hotel Ciria, en Benasque. Se trata de un precioso hotel de montaña con mucho encanto (y romántico). Posee un premio al Mérito Turístico y, si reservas con bastante antelación puede salirte la habitación bastante económica.

En cuanto a la gastronomía del lugar, es amplia y rica. El tipo de comida de zona, como es de imaginar se basa en comidas contundentes y altamente calóricas, lógico en una zona de montaña. Son típicas las carnes a la brasa, los pucheros y asados. Algunos restaurantes muy recomendables en la zona de Benasque son, por ejemplo, el restaurante La Llardana, en Benasque, o el restaurante Ventamillo, en la localidad de Seira, un lugar muy acogedor y agradable.

Pero como ya he dicho, los Pirineos son mucho más. Existe una amplia oferta de ocio, dentro de la cual se incluyen muchos festivales, sobre todo en la época estival y que atraen muchísimos visitantes cada año. Esta el Pirineo Sur, un festival Internacional basado en las diferentes culturas del mundo y que se celebra durante el mes de julio. También durante este mes se celebra el festival Folklórico de los Pirineos, que pilla finales de julio y principios de agosto y se celebra en el municipio de Jaca. Otros festivales son el festival de Cine Deportivo, en Jaca o el PIR”, Festival de Música y Cultura de los Pirineos, entre otros.

Podría escribir y escribir acerca de este lugar, porque lo merece. Pero te recomiendo que lo conozcas por tí mismo. Si te organizas bien, la escapada puede salirte bastante económica. Te buscas una de esas ofertas de vuelos baratos (en internet hay muchísimas), por ejemplo, hasta el Aeropuerto de Huesca, y reservas tu hotel comparando precios por internet…y rumbo a los Pirineos! La aventura está esperándote, da igual que sea en Semana Santa, algún puente o durante los meses de verano (Junio, Julio o Agosto), será un experiencia inolvidable.

Fotografía: Rolf Hicker