Seguimos en Klaipedia gozando de una escapada fin de semana única.
Visitas.
Centro de la ciudad.
Con sus cuidados edificios y establecimientos para tomar una cerveza, la bebida nacional.
Se puede visitar la fábrica Svyturys, una de las más famosas del país.
Plaza del Teatro.
Antiguo barco reconvertido en restaurante.
Puente de los candados.
Puente sobre el rio, repleto de candados con nombres grabados como promesa de amor.
Klaipeda te ofrece actividades culturales:
Festival de Primavera.
De música clásica.
Festival del Mar.
En julio.
Península de Curonia.
Puedes llegar desde la propia Klaipeda en el ferry, te llevará a este lugar tan especial, una estrecha y larguísima lengua de tierra, de 100 kms, que aunque pertenece a Lituania, en ella se encuentra la ciudad rusa de Kaliningrado.
Esta península ha hecho que se forme una laguna de agua dulce separada del Báltico. Con las aguas de los rios y las arenas que arrastran ha ido formando dunas, algunas con más de 50 metros de altura.
El valor y la riqueza en animales y plantas de este lugar es muy importante pués se encuentra al abrigo del oleaje y de los vientos, al contrario que la costa que da directamente al Báltico. 
Para hacer que las dunas no avanzasen, en el siglo XIX, se llevó a cabo una importante reforestación que ha dado lugar a un espacio natural único,  el Parque Natural de la Península de Curonia, Patrimonio de la Humanidad.
Los grandes atractivos de esta zona son sus playas, el Parque Natural y sus preciosos pueblos pintorescos.
La Península de Curoria es un importante destino turístico, respetuoso con el paisaje y con su arquitectura típica.
Juodkrantè, Pervalka, Preila y Nida se agrupan en el municio de Neringa que conservan su aspecto tradicional, sus hermosos edificios de madera.

Lara