La Costa del Sol es la zona más conocida de la provincia de Málaga, pero esta provincia ofrece a los visitantes otros encantos.
Su situación entre el mar y la montaña la hace ser muy diversa. Con nueve comarcas diferentes, la provincia de Málaga tiene pueblos y rincones para todos los gustos y necesidades.
Pueblos pequeños y tranquilos de montaña en los que perderse unos días, naturaleza en estado puro, deportes de aventura, cuevas, escalada, parapente, ala delta, todo lo que desees para tu escapada fin de semana.
Frigiliana.
Situada en el sur de la Sierra de Tejeda, en el Parque Natural de las Sierras de Tejeda y Almijara.
Precioso pueblo de tortuosas calles estrechas, empedradas y empinadas, algunos desniveles se resuelven con escaleras.
Visitas:
Barrio Mudéjar.
Parroquia de San Antonio.
Construida en el siglo XVII sobre una antigua ermita.
Palacio Manrique de Lara.
Edificio renacentista. Actualmente alberga una fábrica de miel de caña.
Ermita del Santo Cristo de la Caña.
Fuente Vieja.
Palacio de Aperos.
En su término municipal:
Cueva de los Murciélagos.
Menhir.
Año 1500 antes de Cristo.
Necrópolis Fenica del Cerrillo de las Sombras.
Año 800 a. de C.
Artesanía:
Artículos de cerámica, jarapas, colchas, alfombras o tapices.
Aceite de oliva y buenos vinos de la tierra. Ruta del Sol y del Vino.
Gastronomía.
Antíguas recetas tradicionales, como el choto preparado con salsa de almendras, las migas, el ajo colorao y las tortillitas de bacalao. Como postres, la arropía y las batatas con miel de caña.
Esta villa se encuentra a 56 kilómetros de Málaga y a unos minutos de Nerja y de sus incomparables playas que veremos en el próximo artículo.

Lara