En  Extremadura, en la provincia de Badajoz, encontrarás estos preciosos pueblos vinícolas, una escapada fin de semana que te permitirá disfrutar de la naturaleza y de sus vinos.

Tierra de Barros:
Aceuchal. 
Durante el siglo XII, Alfonso IX dió esta zona, donde se encuentra la villa del Aceuchal, a la Orden del Temple.
Se encuentra entre Villalba y Almendralejo, un lugar precioso de la Tierra de Barros.
Visitas:
Ermita de san Andrés.
Parroquia de San Pedro.
Monumento dedicado al Ajero.
Alange. 
Alange se encuentra a 18 Km de Mérida, la capital autonómica, provincia de Badajoz, construida en la ladera de un cerro con un castillo medieval en la cima.
El pueblo está situado junto los ríos Matachel, Palomillas y Valdemedel que ahora forman el embalse.
Visitas:
Iglesia Ntra. Sra. de los Milagros.
Yacimientos Arqueológico.
Castillo de la culebra.
Se encuentra en el Cerro de la Culebra, es una fortaleza construida por los árabes en el siglo IX, con su situación estratégica privilegiada  controlaba el paso de la Vía de la Plata.
A partir del 1243 el Castillo pasa a la Orden de Santiago por mandato del rey Fernando III.
Tiene unas vistas impresionantes.
Termas romanas.
Es el mayor atractivo turístico y conocido de Alange.
Estas termas ya existían en la época de Trajano y Adriano, siglo III.
Son Termas que aprovechan las propiedades curativas de las aguas, se encuentran al pie del Cerro de la Mesilla.
Se reconstruyeron hacia finales del siglo XVIII, a comienzos del siglo XIX se construye el edificio actual, tiene partes de época romana, del 1820, otras del 1868 y reformas posteriores.
Almendralejo.
Es el centro neurálgico de la Tierra de Barros y uno de los lugares más destacados de Extremadura.
Visitas:
Museo de las Ciencias del Vino.
Plaza de Toros.
Parroquia de Nuestra Sra. de la Purificación.
Palacio de Monsalud.
Convento y ermita de San Antonio.
Teatro Carolina Coronado.
Santuario de Nuestra Sra. de la Piedad.

Lara