San Vicente de la Barquera.
Su puerto pesquero, es uno de los más importantes de la región. Fué paso importante del Camino de Santiago por lo que adquirió un excelente patrimonio y fué declarada Conjunto  Histórico Artístico.
Los primeros habitantes conocidos fueron una tribu de cántabros de la época perromana que vieron en el puerto natural, donde actualmente está San Vicente, una estupenda salida al mar.
Este asentamiento costero fue repoblado en el año 149 por el jefe de los cátabros.
En la edad media, en el siglo VIII, el rey Alfonso I el Católico, fortificó la villa.
El primer documento donde aparece San Vicente de la Barquera con este nombre, es en el año 1210.
La historia de San Vicente está muy ligada al mar, a la pesca en mares del Norte, a sus balleneros, a la industria  y al comercio marítimo.
Entre sus monumentos destaca:
Iglesia de Santa María de los Angeles.
Estatua del Inquisidor Corro.
Santuario de la Barquera.
Palacio de la Familia Corro.
Castillo del Rey.
Convento de San Luis.
Muralla.
Puente de la Maza
.
Alrededores:
Desfiladero de la Hermida.
Monasterio de Santo Toribio.
Construido sobre un edificio prerrománico y románico.
Tiene gran importancia porque se cree que aquí se encuentra el mayor trozo conservado de la Cruz de Cristo.
Oyambre.
Abarca las rías de la Rabia y San Vicente de la Barquera.
Con mucha diversidad de paisajes, encontrarás:
Los acantilados.
Playas.
Rías.
Marisma
.
Bosques.
Es muy atractivo para los visitantes por su riqueza paisajística y por su gran riqueza ornitológica, ya que está situado en  una de las rutas migratorias de aves en Europa Occidental. Es un destino perfecto para  una escapada fin de semana llena de actividades.

Lara