Amsterdam es una ciudad diferente. Esa estructura de canales, sus casas flotantes sobre el agua, multitud de bicicletas en lugar de coches, los coffee shops, el Barrio Rojo…La impresión que tuve cuando fui es que se trata de una ciudad muy particular, y te invito a conocerla. Si sabes buscar vuelos baratos y te alojas en un hotel económico, tu escapada a Amsterdam no tiene por qué salirte cara. Al ser un destino frecuente, sobre todo de gente joven, las compañías de bajo coste tienen muchas ofertas de vuelos baratos o vuelos de última hora o last minute. Así puedes conseguir chollos de verdad. En cuanto a los hoteles, no abundan los hoteles baratos por eso te recomiendo que busques alguna oferta reservando por adelantado ya que una vez allí puede ser más difícil encontrar algún lugar económico. Buscando bien puedes reservar una habitación por unos 70 u 80 euros. También puedes buscar hoteles que te ofrecen la opción de pago por adelantado pudiéndote ahorrar así hasta un 30% del precio de la habitación. Eso sí, hazlo si ya tienes cerrado el viaje porque no te devuelven el dinero en caso de que quieras anular la reserva.

Pero, ¿qué puedes ver en Amsterdam? Pues muchas cosas. En primer lugar, la propia ciudad, que es muy chula, y su ambiente animado y juvenil. La Plaza Dam es uno de los sitios más concurridos y auténticos de la ciudad. Situada en pleno centro, está rodeada de tiendas, restaurantes, bares y gente a todas horas. En ella se encuentra el Monumento Nacional, la Iglesia Nieuwe y el Palacio Real y es un lugar recomendable para buscarse el hotel. También es muy conocida la plaza de Spui, sede del movimiento Provo en los años sesenta, y la zona de Leidseplein, donde artistas callejeros, bohemios, teatros y todo tipo de bares y garitos te darán una idea del carácter de la ciudad. Una de las atracciones de Amsterdam y de los lugares más turísticos es el Barrio Rojo. Un lugar muy peculiar que no te puedes ir sin visitar. Uno de los lugares con más encanto es el conocido Mercado de las Flores que desde 1862 es el lugar preferido de los amsterdaneses para comprar plantas. Los colores y olores lo convierten en lugar precioso que merece la pena conocer. Es interesante el Hortus Botanicus, uno de los jardines botánicos más antiguos de toda Europa y el Vondelpark, el parque más conocido de toda Holanda y el lugar perfecto para buscar un poco de calma y tranquilidad entre sus árboles y lagos.

En cuanto a la comida, podemos probar el parat que son patatas fritas que venden en la calle y van acompañadas de gran cantidad de mayonesa u otras salsas. O el Maatjes haring, que son arenques crudos que se toman a modo de aperitivo en puestos callejeros. Los quesos (kaas en holandés), que están muy ricos. Los más conocidos son el Gouda y el Edam. Y un plato caliente sería el hutspot, un guiso de ternera con puré de patatas y zanahoria, ideal para los fríos y húmedos días de invierno.

Por todo esto y mucho más, te recomiendo Amsterdam como destino para tu próxima escapada. Busca en nuestra web los mejores chollos y ofertas de última hora para disfrutar de unas buenas vacaciones a un precio reducido.